La proximidad

¿Cómo saber si lo que compramos realmente es de proximidad?

¿Qué ventajas e inconvenientes tiene?

Con más de un año de bagaje en DEPROXIMIDAD, todavía seguimos dando vueltas al sentido de la(s) palabra(s).

Proximidad es cercanía, contigüidad, vecindad.

DE PROXIMIDAD

Por etimología viene del latín proximĭtas, es la cualidad de próximo. Y aunque esto parezca muy evidente, no está de más pensar que sus sinónimos son cercanía, contigüidad y vecindad.

Próximo es lo siguiente en el tiempo y en el espacio. Lo de la secuencia temporal es tan básico que no podemos pensarlo de otro modo. Nuestro cerebro interpreta claramente esto, aunque los físicos sigan debatiendo sobre cuartas dimensiones.

Activa tus sensores de proximidad.

EL GRADO DE PROXIMIDAD

En cuanto a la cuestión espacial, sigue sujeta a interpretaciones subjetivas. Por ponerle una clasificación objetiva, podríamos pensar en una similar a la que tienen los electrodomésticos para la evaluación de su eficiencia energética, y así:

Proximidad A+++             Barrio

Proximidad A++               Pueblo

Proximidad A+                 Provincia

Proximidad A                    Zona Natural

Proximidad B                    Comunidad

Proximidad C                    País

Proximidad D                   Continente

Proximidad E                    Mundial

La proximidad tiene muchísimo que ver con la eficiencia, con la huella de carbono y muchos otros asuntos críticos en sostenibilidad. Haz la prueba. Clasifica lo que compras…

Producir localmente y elaborarlo, también. Sumar y sumar.

LA PRODUCCIÓN Y ELABORACIÓN LOCAL

No es lo mismo producir localmente que elaborar localmente. Ahí es donde le duele al asunto.

Podemos hacer queso en una quesería local, y traer la leche de Francia, de la otra punta del país o de ganado propio. No es lo mismo, ¿a que no?

Lo deseable es que el origen de los alimentos sea tan próximo como su producción. Proximidad suma origen y producción. A veces el origen es inevitablemente lejano, y se nos vienen a la cabeza productos como el café o el chocolate, pero su producción, fase por fase, sí puede tener una eficiencia próxima A+++ o A++.

No hay más que comparar para saber qué tenemos entre manos.

El poder de tu dinero es ENORME. Úsalo bien.

DE LA ECONOMÍA Y NUESTRO PODER

Cada vez más vemos las consecuencias de la deslocalización, la despoblación, la producción en la otra punta del mundo, en condiciones descontroladas, ineficientes, muy contaminantes, y finalmente la repercusión directa, cómo no, a nuestro bolsillo.

No es proselitismo, qué va. Electricidad, combustibles, materias primas, alimentos básicos, elaborados, todo está sujeto a la economía global.

Nuestra mano tiene el poder. Cada acción que realizamos, por mínima que sea, cada compra, cada gasto, todo tiene una influencia y un poder enorme. Tú mandas. No se puede desaprovechar la oportunidad. Tú decides.

Completamente sensato. Bueno para todos.

LA VUELTA A LA PROXIMIDAD

Es tan simple, tan evidente, tan básico y tan real que dan ganas hasta de aplaudir.

Volver a la proximidad. La vuelta al pueblo. La comida casera. Los productos de la huerta. La leche de la vaquería. El vino de antiguos viñedos. La miel de verdad.

Siempre ha estado ahí. ¿Dónde estábamos cuando nos perdimos lo que nos rodea? ¿Qué nos llama tan poderosamente que hemos cambiado nuestros hábitos, lo que nos identifica, que nos distingue y nos hace únicos? Somos excelentes. Es el momento de distinguir esto que es insuperable, de tomar ventaja y de volver a la proximidad.

Tu vecino, tu próximo, tu cercano, tú mismo, tendrás la ventaja. Elije bien. Es por tu propio presente. Por el futuro de los tuyos. Volver a la proximidad.

Nosotros ya estamos en ello. Únete.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.