La resiliencia

RESILIENCIA

¿Qué quiere decir la palabra de moda PP (post pandemia)?

¿Eres resiliente?

LA ESTABILIDAD

¿Se es o se aprende a ser resiliente? Tiene bastante de tu propio carácter, yo creo que mucho.

Hay quien sigue la corriente y se deja llevar, mira satisfecho cómo se suceden los kilómetros de fuertes movimientos y las riberas escarpadas y exuberantes de flora. Observa tranquilo cómo la pausa va llevándose cada embate del agua, y las márgenes se aplanan y dulcifican. Disfruta sereno al notar que la velocidad se aminora, se allana el terreno, limpio de maleza. Las márgenes se llenan de hierbas y juncos a cada metro más menudos. El tiempo transcurre despacio y la calma se escribe con mayúsculas, copa las miradas, envuelve el paisaje que va dejando huellas en silencio sobre las vueltas de las manecillas. La corriente detiene su ajetreo hasta llegar a nada, al fin en una continuidad deseada, necesaria, lene como una caricia.

Ahí está todo lo que escapa a nuestro control, favorable a la expectativa. El mundo perfecto en un descenso calculado, orientado, con guías definidas que dan la tranquilidad al devenir.

Todos estamos afectados en un modo u otro por la inestabilidad.

LA INESTABILIDAD

Y ahí también puede estar esto que se opone a la regularidad. Las fuertes tormentas, los desprendimientos de rocas, el nuevo curso que está por descubrir. ¿Te dejas absorber por la tierra sedienta y tu propio ser se agota? ¿Mutas en un potente nuevo YO que se entrega en cuerpo y alma a descubrir un incierto futuro lejos de conocidos horizontes?

Personalmente, y será porque soy zurdo, digo yo, me encanta la inseguridad. Hice mía aquella frase que un día dejó escapar un profesor de Empresariales: “en el riesgo está el beneficio”. Esto es también en suma la resiliencia.

Demasiadas variables…

EL DESCONTROL Y LA RESILIENCIA

Nada más allá de la realidad que aparejar la falta de control a la adaptabilidad. Estar seguro de lo que haces, de cómo lo haces y de sus consecuencias, poner los pies en el suelo, en definitiva, es importante para poder moverse sea la que sea la dirección en la que nos veamos impelidos a reaccionar.

Estar cómodo en este maremágnum de cambios es la clave que sostendrá el arco de nuestra bóveda. Un aprendizaje incesante, hacer satisfactoria la inestabilidad y mantener una búsqueda permanente. Ser cada día un poco más, un poco mejor, alguien distinto que encaja en un entorno nuevo.

Sé agua, amigo mío.

EL GRAN CAMBIO

Los  que tenemos un poco de espíritu científico sabemos que la forma regular de obtener resultados es el control sobre las variables. Cuantas más haya, peor será el flujo de conclusiones.

¿Qué pasa si hay más variables que constantes? Tres volantazos de la suerte pueden mutar el destino, sin duda. Esto que vamos creando bajo la premisa de hacerlo nuestro momento a momento está en un permanente equilibrio tan precario como inestable.

La resiliencia no pide forzar el carácter, pide ser capaz de moldearse.

Be water, my friend. El Gran Cambio ya ha llegado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.