Cinco mitos del colesterol. El equilibrio.

Todos hemos leído sobre el colesterol, lo imprescindible y peligroso que es. También sabemos de su clasificación común en bueno y malo, y de su relación con los triglicéridos, el Omega 3, las niacinas y muchas otras cuestiones que no vamos a contar ahora. Este tema da para mucho.

Os cuento esto que sigue para desterrar cinco mitos que hay a su alrededor.

1. El colesterol es malo. FALSO.

El bueno y el malo

El colesterol es necesario para la vida. Es básico para poder construir células, por lo que, por ejemplo, durante el crecimiento resulta una pieza clave. También genera la vitamina D con la ayuda del sol, que es esencial para formar los huesos y muchas otras funciones beneficiosas.

2. Hay un colesterol bueno. FALSOBueno malo y malo bueno

Básicamente hay un tipo de colesterol que necesitan las células (el que llamamos malo, curiosamente) para formarse y otras funciones, y otro que les sobra y se lleva de vuelta al hígado, el que llamamos bueno.

El primer colesterol (clásicamente llamado malo) es de proteínas de baja densidad y el segundo (que todos conocemos como bueno), de alta. El colesterol de proteínas de alta densidad tiene una doble cara, y tener un nivel muy elevado también puede provocar los mismos problemas que el de baja.

Diríamos que el colesterol bueno es bueno, pero no tanto.

3. El colesterol está en los alimentos. FALSO

Comer colesterol

Hay que tener en cuenta que nuestro organismo es el que produce el colesterol, tanto el de proteínas de baja como alta densidad. Resulta lógico, ahora que sabemos que lo necesitamos.

Por otro lado, sí es cierto que el nivel tanto de un tipo de colesterol como del otro se regulan en parte con lo que comemos. Es nuestro cuerpo el que decide qué usa y qué le sobra. Comer sano y variado es básico, eso sí.

4. Beber vino aumenta el colesterol malo. FALSO

Vino con moderación

El nivel de colesterol bueno sube cuando se toma vino de forma moderada. Una copa diaria para la mujer y dos para el hombre son un arma para elevar su nivel.

No es menos cierto que el exceso puede destrozar el equilibrio. Si no bebes, no es necesario que empieces a hacerlo, pero si lo haces, beber con moderación puede ser beneficioso.

5. Debemos reducir al máximo posible el colesterol malo. FALSO

El nivel de colesterol malo

Resulta curioso, pero no es menos cierto que es recomendable mantener un nivel razonable del colesterol, tanto de uno como del otro. El hecho de llamar malo a uno de ellos, nos hace pensar que lo mejor es quitarlo de en medio. Lo cierto es que si tenemos muy poco del “malo”, podemos tener problemas como riesgo de hemorragias, depresión o ictus.  

No os cuento nada sobre cifras, porque hay miles de artículos y estudios al respecto.

Una copa de vino y un trozo de queso pueden hacer tanto bien a tu cuerpo como unos snacks de frutas o verduras, un riego de aceite de oliva, huevos, frutos secos, miel o ajos.

La recomendación es mantener una alimentación variada lo más natural posible, en la que deben incluirse alimentos muy diversos y siempre en cantidades razonables.

El truco está en el equilibrio y la variedad.

El colesterol nos hace falta. El exceso de cualquiera de los dos (bueno y malo) y por cualquiera de sus límites (alto o bajo) nos hará daño.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.