Castellano No Practicante

REFRANERO CASTELLANO.

Quien habla por refranes es un saco de verdades.

Aquí van veinticuatro, de un doliente castellano leonés que ve empobrecerse a sus productores, vaciarse las casas de nuestros pueblos y cómo alardean de origen los que no ven más allá de sus propias narices.

Direcciones opuestas, apoya la producción local

CASTELLANO NO PRACTICANTE.

Como la práctica hace al maestro, me declaro practicante Castellano.

Hago mía la verdad que reza que ejemplos son acciones y no buenas razones.

Ya sé que a la feria muchos van a ver y no a comprar, pero estamos en el punto de hacer bien y mirar a quien.

Bien digo, mirar a quien, que castellanos nos llamamos, aunque más vale la práctica que la gramática y sin la primera van muchos por la vida.

Me hartan los que viven del haz lo que yo digo, no lo que yo hago, que queda más bonito que un San Luis aunque la esperanza no llena la panza.

Y ahí llegamos, consejos doy que para mi no tengo, y se nos llena la boca del apego a la tierra madre, del comercio local y la lucha contra la despoblación. Tengo que decirlo, que el castellano fino, al pan, pan y al vino, vino. Quien tenga oídos que oiga.

Me duelen las entrañas de tanto fariseo; cada uno lleva la lengua donde le duele la muela. Menos parlar. Declararse castellano no es medalla de dos caras, y aunque se puede no ser practicante, muchas veces cuando dices de qué presumes te diré de qué careces.

Así pasa, que el avaro, por gastar poco, aunque todo lo tiene, carece de todo, y aunque en Castilla producimos lo mejor del mundo (ejemplos sobran), a alguno le duele el bolsillo hasta para disfrutar. Fe sin obras, panal sin miel.

Amistad de boquilla, no vale una cerilla, así que deja de declararte Castellano No Practicante, que con pasteles de esperanza, nunca se llena la panza.

Pon tus manos a la obra, y deja de gastar tu dinero en la otra punta del mundo, que más se queja quien caga en la manta que quien la lava, y si vamos sembrando vientos recogeremos tempestades. Ponte ya a favor de la producción y el comercio local.

La despoblación es causa y origen de nuestros propios actos. La necesidad hace a la vieja trotar, y al castellano despoblar. Si no vuelve lo que de esta tierra sale, yerma se queda, y aunque aquél que planta un árbol no siempre disfrutará de su sombra, hay que tener un poco de visión de futuro.

Ya vale de lamentarse de no tener salida y seguir comprando productos de otras zonas. Dime con quién andas y te diré quién eres. Queremos castellanos practicantes, que hacen verdad de lo que les gusta su tierra: decir la verdad es como escribir bien, se aprende practicando.

Excelentes productos de Tierra de Pinares, CyL

LOS MOTIVOS

Nos sobran los motivos, que diría el maestro Sabina:

Por la artesanía en barro de Arrabal.

Por el espárrago y la alcachofa de Tudela de Duero.

Por el azafrán de El Tiemblo.

Por el AOVE arbequina de Valladolid (Ataquines, Renedo y Medina de Rioseco).

Por la miel natural de Viana, Portillo y Burgohondo.

Por los vinos de Tierra de Pinares (Sardón, Tudela, La Parrilla, Cuéllar, Olmedo, Navas de Oro y Alcazarén).

Por la cerveza artesana de Arrabal, Montemayor y El Barraco.

Por los quesos de Mojados, Megeces, Sardón, Pedrajas, ArrabalLas Navas.

Por los frutos secos de Valladolid.

Por los dulces de Arrabal y Tudela.

Por las frutas ecológicas de Pedrajas.

Por los cafés y chocolates de Hornillos.

Por los embutidos de Coca.

Por los licores de Samboal.

Por las legumbres y patatas ecológicas de Lastras.

Por los ajos y huevos de Megeces y Portillo.

Por el comercio DEPROXIMIDAD.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *