B2B, B2C, C2B, C2C

¿Qué quiere decir B2C?

¿Y B2B, C2B o C2C? ¿Hay otros acrónimos similares?

For your information.

SOBRE LA OBSESIÓN DE LOS ESTADOUNIDENSES POR LOS ACRÓNIMOS

Llevo toda la vida aprendiendo inglés. La primera vez que entablé conversación con un auténtico norteamericano en una situación de negocios, allá por los noventa, pensé que había olvidado la mitad de lo que sabía. Nada más lejos.

Después de repasar mentalmente cien veces la llamada comprendí que una buena parte de nuestra corta charla estaba compactada en una especie de clave, plagada de acrónimos. Estos para el yanqui formaban parte de su vocabulario básico y para mí eran la estructura de un idioma nuevo.

Desde “iues”, US (United States) en adelante, no hay casi frase que diga un gringo que no atesore al menos un par de ellos.

Los usamos a diario, y cuanto más jóvenes, más.

LA INVASIÓN

Casi todos los menores de 25 años ya han incorporado OMG (nuestro clásico, ¡Dios mío!, Oh My God en inglés), ASAP (en cuanto puedas, As Soon As Possible), WTF (¡qué coño!, What The Fuck!)  o LOL (reír a carcajadas, Laughing Out Loud).

Son incontables, y el uso de los chats y redes sociales han multiplicado su uso. Hechos constatados. No juzgo. Mejoran la fluidez, dan cercanía, y van estructurando una especie de argot que en muchos casos termina siendo básico para la comunicación.

Nos han invadido. Me rindo. Personalmente pienso que buena parte de culpa está en la dificultad de los del otro lado del charco para el deletreo. Cosas mías…

Acrónimos en comercio… electrónico

EN EL COMERCIO ELECTRÓNICO

Si os topáis en el camino con alguien de Marketing (ya empezamos) es muy probable que, además, notéis que habla una especie de dialecto entre español e inglés.

Los términos en el idioma de Shakespeare fluyen de forma natural y se integran con mayor o menor fortuna en la conversación.

El comercio electrónico (ECOMMERCE) no podía ser menos, claro. Las palabras importadas llegan más rápido que los contenedores de mercancía, y duran más.

Aquí va la explicación sobre lo que quiere decir esto que seguramente nos ha pasado por la vista miles de veces.

De la empresa al cliente y muchas más

B2B. B2C. C2B. C2C

Es como un juego en clave. Permutaciones con repetición de dos elementos tomados de dos en dos, que dirían nuestros amados profesores de matemáticas o estadística.

B            Business, o sea, negocio, empresa, ocupación…

2             To, es decir, a, hacia, para, entre, de…

C            Customer, cliente, comprador…

Ahí van:

  • B2B       Business to Business, de negocio a negocio, entre empresas. Entendible.

  • B2C       Business to Customer, de negocio a cliente, venta al menor. El habitual.

  • C2B       Customer to Business, de cliente a negocio, de un usuario a una empresa, como puede hacer, por ejemplo, el que diseña un viaje a su gusto, plantea un precio y busca si hay quien se lo proporcione o las alternativas que existan.

  • C2C       Customer to Customer, de cliente a cliente. Milanuncios o Wallapop. El trueque de toda la vida, a nivel siglo XXI.

Estas cuatro formas de relación comercial están todos los días en nuestras vidas, de una u otra manera.

No queda aquí, claro. Si añadimos en nuestros vocablos la E (employee, empleado), la I (investor, inversor) o la G (government, gobierno), multiplicamos las posibilidades casi hasta el infinito.

¿Cuántas de estas expresiones conoces?  Te animo a que compartas otras, a ver las que somos capaces de compilar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.