Mis Ecológicas Gallinas

Tengo gallinas ecológicas desde marzo de 2020.

Seis.

Alguno me dijo que les pusiera nombre, pero no he terminado de verle el mérito.

Sí que es cierto que son diferentes. Cada una tiene su personalidad. Tampoco es que me dedique a psicoanalizarlas, no nos engañemos.

LA DECISION

Cuando uno piensa en tener animales en casa, lo primero es analizar la logística. Dónde los ubicas, cuántos tener, cómo los alimentarás, quién se encargará de cuidarlos…

Los que vivimos en los pueblos y tenemos un patio o jardín lo tenemos más fácil, es cierto.

El día que tomas el compromiso, y, salvando las distancias, es un poco como cuando planteas añadir nuevos miembros a la familia. Ya sabes que te implicará en el futuro y asumir la responsabilidad es ineludible.

Salta la chispa. Decisión tomada.

.

Croquis

EL ALOJAMIENTO

Los que tenemos espíritu circular, además de todo, nos quebramos la cabeza con los detalles sobre cómo construir, en este caso, el gallinero.

Compras un kit nuevo (descartado), haces algo para salir del paso (negativo), lo construyes de obra (ni hablar) o, con la ingenuidad de un chavalín de 10 años, te lanzas a reciclar palets, retales de malla, y tirafondos viejos.

Pensar en todo. El tamaño adecuado, un sitio para que escarben, un depósito de agua que se mantenga limpio y dure por un tiempo largo, comedero que permita la apertura por las gallinas a discreción y a resguardo, una rampa, una zona a la sombra, un lugar cómodo para que duerman, aislamiento para el frío, ponederos acogedores y de acceso fácil… Hay que darle unas vueltas si queremos que estén bien.

Lleva su trabajo y merece la pena.

.

Ecológico

ECOLÓGICAS

El fin último es disfrutar de los huevos. Nada tendría sentido si lo que hacemos no sirve para mejorar nuestra salud, ¿no? Económicamente es otro asunto, eso sí.

Comprar pollitas ecológicas cada vez resulta más sencillo. No es difícil localizar quién pueda vendértelas. El asunto del pienso también es básico; el din va con el don.

Si tienes productos ecológicos en tu huerta o en tu cesta de la compra, los restos son geniales para alimentarlas, aunque siempre has de tener cuidado con no malacostumbrarlas. Su dieta ha de ser equilibrada y básicamente homogénea.

.

Huevos

HUEVOS

En mi familia estábamos hartos de comprar huevos “bio”, de gallinas “camperas” y mil apelativos más, de mala calidad, sin sabor, y vaya usted a saber con cuántos antibióticos y químicos añadidos.

Los huevos ecológicos de mis gallinas son totalmente sanos, terciados, rondando 70 gramos, la cáscara es dura, el color de la yema es pálido, y saben a huevo. ¿A qué debe saber un huevo?

Cada gallina pone un huevo al día. Nada de estresarlas para que pongan más. Nada de maltratarlas y no lograr que los pongan.

A CARRERAS

Este es el ENLACE del vídeo.

Si hay algo que disfrutan mis gallinas es corretear por el césped, entre las hierbas aromáticas, en el montón de compost y cualquier otro sitio donde puedan escarbar.

Se apelotonan a la puerta del gallinero esperando que abras la puerta cuando te ven con intención.

No sonríen, pero casi. Están felices.

Corretear aleteando por el jardín, subirse a cualquier lugar elevado o disputarse los insectos les encanta.

.

Interfaz de usuario gráfica, Sitio web

Descripción generada automáticamente
Cada gallina tiene su forma de ser, ¡parece mentira!

PERSONALIDAD

Una, de pluma más blanca, es la “jefa”. Se coloca en el lugar más alto dentro del gallinero, sale la primera a corretear cuando se mueven por el jardín, es la última que retorna. Chicken leader.

Otras son “followers”. Allá donde va la jefa, la siguen sin pensar, esperando encontrar algo que recompense su fidelidad.

Alguna es traviesa y se atasca entre las enredaderas, o detrás de unas maderas y no sabe salir.

Todas son gallinas. Alzan la cabeza inmóviles en cuanto algún ruido extraño les llama la atención. Vuelven al gallinero tan contentas, sabiendo que la seguridad y el refugio les espera.

Si quieres que te diga, no me arrepiento. Mis Ecológicas Gallinas son parte de la familia.

6 respuestas a «Mis Ecológicas Gallinas»

  1. La mejor cena para la noche vieja: Lomo a la olla, huevos ecológicos y unas patatas fritas. Y que nos quiten lo bailao. Que maravilla de huevos…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.