La Bioeconomía Circular. Una vuelta de tuerca.

El pasado 27 de octubre de 2020 finalizó una serie de videoconferencias sobre Bioeconomía Circular. Mucho que escuchar. Mucho que aprender. Mucho para asombrarse.

¿Y qué demonios es esto?

Economía Circular
Las 7 erres de la Economía Circular

LA ECONOMIA CIRCULAR

La economía moderna se ha fundamentado en un sistema lineal de producción.

Necesito esto, lo produzco con el menor coste, y lo pongo en el mercado. Como los burros con orejeras, sólo mirando hacia adelante y sin visión periférica.

Hace ya años que afortunadamente se ha repensado esta forma de actuar. Ser RESPONSABLE de las consecuencias de la producción es tan evidente que no sé cómo se permitió que fuera de otro modo.

Con la responsabilidad llega la Economía Circular. Ver más allá del origen, el método y la huella suponen una actitud. El beneficio de la producción se considera sólo en una visión global.

La rentabilidad suma también el coste de lo que se desaprovecha y el de lo que indirectamente se causa. Tan claro que es indiscutible.

.

El apodo BIO
Símbolo Ecológico de la UE

EL APODO BIO

Metidos en la rueda, calzados con las botas del reciclaje, la reducción de residuos, el minimizar el daño medioambiental y demás, surge ( ¡sí, sí, sí! ) la actuación más sensata. Aprovechemos la actividad de los seres vivos parar cerrar el círculo.

Las biorrefinerías son eso que los incrédulos dicen que no existe. Al llegar el momento de reciclar, es muy cómodo negar la mayor. “Da igual separar los residuos en casa, porque luego lo entierran todo junto”, “haces el esfuerzo para nada”, y tantas otras frases manidas, falsas y dañinas.

Tomar la biomasa, procesarla de forma sostenible, y obtener bioproductos y energía (biocombustibles) es una actividad industrial real y asombrosa.

Sacamos fertilizantes ecológicos a partir de la depuración del agua, usando bacterias y nanoalgas. Se producen biocombustibles con la fermentación natural de la biomasa. Obtenemos bioquímicos básicos como celulosa, hidrógeno o azúcares recuperando residuos y desechos.

.

Biorrefinería
Biorrefinerías de última generación

DATOS. EL CAMINO

La realidad es que las biorrefinerías están ya en una tercera generación.

Lo cierto es que se ha logrado muchísimo. Un alto porcentaje de los residuos de la poda, los urbanos orgánicos, los de depuración de agua, y dentro de las empresas en sus plantas depuradoras, ya se recuperan.

El uso de biopolímeros y bioplásticos se va extendiendo con fuerza.

La educación ambiental es esencial. La correcta separación de la basura en casa supone un ahorro de esfuerzos industriales para procesarla. La legislación estricta y en evolución progresiva es un puntal en este camino. La investigación correctamente enfocada dirige y rentabiliza los esfuerzos.

El camino está puesto, sabemos la dirección y podemos ir quitando piedras. A caminar.

.

Eficiencia ecológica
Eficiencia en la Bioeconomía

ESPERANZA

Me encanta el término bioeconomía, porque da en el clavo con el punto de partida, que es la economía. Invertimos con la seguridad de la rentabilidad social, etcétera, etcétera, pero no hay que engañarse. Invertimos con la seguridad de la rentabilidad económica. El prefijo se caería si no fuera unido a la eficiencia.

Los resultados están ahí. I+D = BENEFICIO.

El impulso de los tiempos y la visión de la realidad más allá de nuestros pasos ya han puesto la esperanza en la rueda. Circularidad, economía y ecología. La Trinidad esperanzadora se llama Bioeconomía Circular.

2 respuestas a «La Bioeconomía Circular. Una vuelta de tuerca.»

  1. Hola . Qué hay de cierto en la campaña que hacen algunas asociaciones ecologistas sobre el “ engaño de Ecoenves? Esta campaña dice que esta empresa miente y que genera residuos para después aprovecharse del reciclaje, qué hay de cierto en estas acusaciones? .
    Un abrazo

    1. Tiene su miga, es cierto.
      Por eso al final del post sobre el tamaño de las botellas de vidrio para vino mi propuesta va en el sentido de minorar los pasos del círculo.
      Ecoembes está bien. Partíamos de nada. Repensar su función y aplicar la lógica está mejor.

      El problema es que nos hemos hecho cómodos, y esto lo terminamos pagando. Ecoembes se nutre de los envases de las grandes compañías, y termina siendo servil. Las campañas de los grandes generadores de residuos son muy fuertes, apoyan a Ecoembes para limpiar su imagen y a cambio mantienen bulo con el actual status quo. Siguen produciendo botellas de plástico PET con la excusa de que se reciclan. Mantienen el «usa y tira» fortaleciendo el círculo de recuperación del vidrio con nueva fabricación…

      Lo que no contamina es lo que no se genera, y puestos a recuperar, las biorrefinerías son clave en el orgánico. Consume menos envases, si hay envase que sea realmente reutilizable, provenga de fuentes renovables, y esperemos que la lógica vuelva para que los pasos que tiene que dar Ecoembes se reduzcan a la mínima.

      Perdón por extenderme.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.